Monstruario

Aurelien Lortet // Charo Corrales // Cristina Pérez de Villar // Eloy Espejo // Eva del Fraile // Francisco Espinoza // Francisco Madrid // Gonzalo Pereira // Jesús Díaz Pacheco // Joaquín Velasco // José Jerez // Juan Agudo Saizar // Lorent. // Mara León // María Cañas // Marian Angulo // Marie Rose // Marta Romper // Paco Peregrín // Pedro Camons // Pepe López // Rafael Doctor // Sandra Melgar // Sergio Cruz // Susoespai. Creació i Salut Mental // Virginia Bersabé // Virginia Ledesma.

Comisaria: Sandra Melgar

30 de enero / 27 de marzo de 2021

Apertura al público

Miércoles, Jueves y Viernes de 10:00 a 13:30
Sábado de 11:00 a 14:00 (Cita Previa)

En latín existió el sustantivo monstrum con el significado “aviso de los dioses”. No se refería a un aviso cualquiera, como podría ser el que se cree recibir durante un sueño o pesadilla. No; era el anuncio, advertencia, de algo notable que vendría, ligado a un fenómeno ajeno al orden regular de la naturaleza, como el nacimiento de un niño con dos cabezas o un animal deforme. Esos monstruos, señal de malos augurios, solían ocultarse de por vida, en el mejor de los casos. Otra parte de la etimología piensa que la palabra monstruo proviene del latín monstrare, mostrar, informar, exponer,… Pero los monstruos no se limitan a mostrar algo: advierten de lo sobrenatural, del porvenir y, en definitiva, de la voluntad de los dioses ante la cual nada podemos hacer.

La línea entre lo monstruoso y lo humano es difusa. Crecemos con miedo a que nos lleve el Coco, la Llorona o el Hombre del Saco y, al mismo tiempo, llenamos las camas de nuestros niños de peluches-monstruos de un solo ojo a los que se abrazan para dormir. Los libros de texto están repletos de pasajes históricos monstruosos que cambiaron el rumbo de la historia y las televisiones saltan de programa en programa, liderados por monstruos de quirófano, creados a golpe de pinza y bisturí. Lo mismo llamamos monstruo a alguien a quien admiramos, que llamamos monstruo a un asesino en serie. En ocasiones, nos compadecemos de nuestros monstruos internos, otras los escondemos y sólo los sacamos a pasear por nuestros más recónditos jardines secretos.

¿Cuán necesarios son los monstruos en nuestra vida, pues?, ¿qué lugar ocupan? Monstruos horrendamente bellos, monstruos espeluznantes, pavorosos, entrañables, peludos, suaves, deformes. Monstruos rechazados; otros, aceptados, integrados. Monstruos simpáticos, aborrecibles, solitarios, tristes, miedosos, tiernos. Monstruos que fueron, gentes que serán monstruos. Sean como fueren, los monstruos viven entre nosotros.

Monstruario será la primera muestra colectiva organizada por la Asociación Proyecto Kipindo para el Encuentro entre las Artes, la Educación, la Salud y el Bienestar Comunitario, junto al Centro de Arte y Creación Contemporánea 13 ESPACIOarte. Producto de la interdisciplinariedad y de la certeza de que el arte es una herramienta de cambio e intercambio, instrumento para el diálogo y la inclusión social, la exposición acogerá la obra de artistas profesionales y creadores autodidactas, con la intención de hacer visibles y compartir los monstruos que nos habitan y los que conviven silenciosamente con nosotros. Porque todos los seres podemos ser monstruosamente artistas. Las obras seleccionadas transitan la temática desde distintas ópticas, aportando diversas interpretaciones de lo monstruoso, bien desde lo interno, la introspección, bien desde una mirada hacia fuera, poniendo foco en la realidad, o bien desde la fantasía, abordando el variopinto imaginario colectivo, haciendo conscientemente o no, una revisión de los estereotipos de la estética.

Otras exposiciones